The Lift Co y la generación de ideas

The Lift Co y la generación de ideas para complementar un pensamiento creativo es una asociación que encontramos frecuentemente. Las agencias de marketing necesitan generar constantemente procesos y situaciones en las que su personal pueda pensar creativamente para así llegar a grandes ideas y campañas. Y así siempre lo hace The Lift Co. , puesto que tiene un profundo entendimiento de lo que este tipo de pensamiento.

 

La creatividad no es una sola habilidad que una persona pueda emplear en cualquier actividad. La creatividad no es una especie de fluido que pueda manar en cualquier dirección sino que una persona puede ser muy original e inventiva en un áreas, sin ser particularmente creativa en otras.

Ahora bien, la persona creativa tiene que poder hacer ese tipo de cosa con regularidad. No es algo fugaz, que ocurra una sola vez. Es un estilo de vida. Las personas creativas están siempre pensando en los ámbitos en que trabajan.

 

El pensamiento original es un proceso mental que nace de la imaginación. No se sabe de qué modo difieren las estrategias mentales entre el pensamiento convencional y el creativo, pero la cualidad de la creatividad puede ser valorada por el resultado final.

Lo que no puedes olvidar al contratar un mago

Si tu empresa está pensando en contratar mago para presentar el nuevo producto o una nueva marca, hay varias cosas que no puedes olvidar. Primero, qué tipo de producto es y, por tanto, qué tipo de público va a asistir a la presentación. A partir de estas dos cosas el mago tiene que construir su truco, pues no es lo mismo un acto de magia para presentar un coche, que para presentar un nuevo perfume; como tampoco es lo mismo un público adulto que un público infantil.

En fin, que para que el mago pueda hacer bien su trabajo, tienes que darle todos los detalles. Es importante también la hora, el sitio, las características del salón donde lo harán, su espacio, iluminación, puertas, etc…

La magia es muy efectiva para trasmitir mensajes publicitarios. Las personas recuerdan con mayor facilidad las cualidades de un producto que fue presentado a través de un acto de magia que uno a través de un spot publicitario. Y es que es más fácil desviar la atención de un televisor que de un acto de magia bien entretenido y extraordinario.